Bases para construir mejores finanzas

Para unos, vivir bien se traduce en no gastar de más, pagar tarjetas, contar con ahorros y reservar dinero para evitar deudas. Pero, para otros implica invertir en algo a largo plazo. No obstante, es posible englobar ambas definiciones en un solo concepto: mejores finanzas.

Las finanzas personales son tan importantes que nuestra calidad de vida depende de cuán inteligentes seamos con respecto a cómo las manejamos, pues marcan la diferencia entre una buena solvencia monetaria y llegar siempre justos al final de mes.

Para gestionar adecuadamente la economía personal y lograr estabilidad es necesario contar con unas bases sólidas sobre las cuales sea posible levantar un futuro sobre el que tengamos un mayor control.

Establecer un presupuesto mensual

Registra todos los gastos, anota los ingresos y crea un presupuesto mensual. Una vez hecho esto, elimina los gastos innecesarios y reduce los que puedas. Luego, destina un porcentaje al ahorro y revisa cada cierto tiempo este presupuesto, así lo controlas y verificas si puede haber ajustes.

Armar un plan de pago de deudas

El dinero que sueles destinar al pago de deudas puede servir para cubrir gastos básicos, ahorrar o invertir. Por tanto, elabora un plan que ayude a pagar tus deudas con fechas establecidas y cumple con ellas.

Fijar metas financieras a largo plazo

Si bien muchos se niegan a pensar en ahorrar para el retiro, lo cierto es que se recomienda contar con un plan de vida, más aún para los momentos luego de la jubilación. Puedes abrir una cuenta personal para el retiro.

Asegurar las inversiones

Logra una vida tranquila y una salud financiera estable protegiendo tus bienes y a tus seres queridos. Se sugiere hacerlo a través de seguros. Algunos de los más importantes son: seguro para el carro, el hogar, médico y seguro de vida.

Hacer un testamento

La planificación financiera no se reduce solo al tiempo de vida, también se incluye luego de esta. Podrás proteger tus bienes y minimizar tus impuestos con un testamento que permita distribuir los bienes acumulados.