Claves del emprendimiento: ¿Cómo integrar recursos personales y potenciar el crecimiento financiero?

Emprender un nuevo proyecto puede ser una tarea titánica si no tienes estructura a nivel personal y económico. Aunque esto no significa que no puedas hacerlo, ya que ninguna idea es tan pequeña o tan grande para resultar imposible, el primer paso para el éxito es decidir actuar desde una base estable.

Ahora bien, más allá de las variables económicas que pueden influir en el éxito de una idea (como el capital o la oferta y la demanda), lograr un emprendimiento exitoso depende de tu capacidad para integrar recursos personales y transformar tus ideas en innovación y crecimiento.



emprendedora2


  1. Potencia al máximo tu creatividad:
  2. La creatividad es la capacidad que tenemos los seres humanos para crear algo nuevo o para transformar algo existente, se basa en la flexibilidad de nuestros pensamientos y en la disposición que tenemos hacia lo nuevo.

    Históricamente en los negocios ha existido una supremacía del pensamiento lineal (basado en hechos concretos y pruebas lógicas), dejando de lado el pensamiento divergente (que permite la inclusión de ideas novedosas), a veces la clave está en arriesgarse y en permitirte ir un paso delante de la competencia.

    Penetrar en el público depende en gran medida de una buena campaña publicitaria, y aquí es donde la creatividad juega un papel importante. No tengas miedo de presentar ideas que puedan ser polémicas o innovadoras y sírvete de una bonita paleta de colores para llevar tu producto a todos.

  3. Utiliza la motivación como tu impulso hacia la meta:
  4. Cuando se trata de emprender el paso más difícil es empezar, tienes que entender que en el camino existirán muchos obstáculos y que las caídas son parte del proceso. Son pocas las veces en las que alguien consigue el éxito sin fracasar unas cuantas previamente.

    Aquí es donde entra la motivación, el impulso que tenemos para lograr lo que nos proponemos. Teóricamente la motivación puede ser extrínseca (cuando se trata de aspectos que escapan de nuestro control y están relacionados con el medio) o intrínseca (cuando lo que nos impulsa es la satisfacción de hacer algo y no el resultado). Entonces en este punto cabe preguntar ¿para lograr el éxito se requiere una mayor motivación o intrínseca?

    La respuesta es una mezcla de ambas, emprender no puede ser el resultado de solo pensar en los beneficios económicos que puedes obtener, debe tener un componente de satisfacción y compromiso personal. Una gran idea tiene que apasionarte, convencerte y llevarte a defenderla de una forma única.

    Entonces, parte del éxito es también poder motivarte y tener el impulso suficiente para levantarte si fracasas o si tus planes no salen como lo esperabas. En días grises y en momentos de crisis una inyección de motivación es la cura de todos tus malestares.

  5. Agiliza y desarrolla tu Habilidad Mental:
  6. El éxito en el emprendimiento está relacionado con la velocidad en que procesas la información que proviene del mundo cambiante en el que nos encontramos. Es importante que puedas integrar varios hilos asociativos de pensamiento y estés listo para cualquier eventualidad.

    De esta forma, se trata de poder flexibilizar las ideas que puedas traer desde mucho tiempo atrás y en conjunto con la motivación y la creatividad ahondar en nuevas formas de llegar a la meta. La clave es la integración, el manejo de imprevistos y la elaboración de respuestas efectivas.

    Finalmente, esto es solo una muy corta lista de recursos personales que pueden potenciar el proceso de emprendimiento financiero. Recuerda que antes que todo esto, es siempre la intuición lo primero que debes escuchar.