El objetivo es gastar dinero en cosas que son importantes para usted

Trabajar para tener dinero es algo normal en la vida cotidiana de los ciudadanos en todo el mundo. No hay nadie que no aspire a trabajar para acceder a lujos o un estilo de vida deseable.

Sin embargo, no se debe confundir al dinero con un objetivo. Se trabaja para llegar u obtener algo, más no porque la meta sea el dinero en sí. Por el contrario, el dinero es una herramienta y no un fin último.

Se ahorra para conseguir un monto que permita lograr un objetivo, es decir, no se trata de trabajar y ahorrar sin razón para que el dinero termine en un cajón, sino tener en claro qué es lo que quiere hacer con ese dinero.

Además, es importante resaltar que a través del dinero conseguimos la felicidad, únicamente si sabemos en qué invertirlo. Esto es lo que verdaderamente marca la diferencia entre trabajar para conseguir dinero y hacerlo para cumplir un objetivo importante.

Por ejemplo, los ciudadanos solemos comprar bienes o servicios para satisfacer necesidades que muchas veces no son reales, sino que se crean fruto del consumismo que nos rodea. No es vital cambiar de celular cada año o dos, sino tener uno que se adapte a las especificaciones del estilo de vida que lleva cada uno indistintamente.

Para la economista Stefanie O’Connel, autora del libro ‘The Broke and Beautiful Life’ (La Destrozada y Hermosa Vida), “lo primero de todo es definir nuestras prioridades. Después, controlar los gastos (con una app o un simple cuaderno), para ver si realmente estás gastando dinero en tus prioridades y estás haciendo los ajustes necesarios”.

Pero, ¿A qué nos referimos cuando hablamos de prioridades? Roger Ma, experto en planificación financiera, define este concepto como “todo aquello que creas que aporta valor a tu vida. Antes de gastarte el dinero en algo importante, piensa en lo que aportará ese objeto o ese servicio en tu vida. Si te hará sentir más seguro, si lo disfrutarás, si te acordarás el resto de tu vida …”.

Ambos especialistas, Ma y Connell coinciden que son cinco los campos en los que merece la pena gastar dinero.

1. Educación

El saber idiomas, apostar por una buena universidad, un curso extracurricular o un máster de prestigio te darán las herramientas para tener habilidades y conocimientos que te permitirán tener un mayor valor en cualquier empresa. Y, a mayor capital humano, mejor es el sueldo al que aspirarás

2. Viajar

Invertir es experiencias aporta un valor importante, no solo en el estado emocional de una persona, haciendo que se sienta más feliz, sino que abre su mente y, crecer adquiriendo nuevas experimentas, posibilita el aumento del capital humano.

3. Ropa favorecedora

Apunta a comprar ropa que te siente bien y se adapte a tu estilo de vida. No importa que el precio sea de 30, 80 o 200 dólares, mientras no te favorezca no te estará haciendo ningún favor. Compra pensando en la forma de tu cuerpo, estilo y ambiente en el que desenvuelves.

4. Servicios que te ahorran tiempo

Además del dinero, el tiempo también es importante. La vida es corta y muchas veces se nos escapa de la mano el valor que tiene el tiempo. Ante esto, invierte en aquello que te ayude a aprovecharlo mejor. Por ejemplo, contrata a alguien que limpie tu casa para que puedas disfrutar de más tiempo libre.

5. Objetos relacionados con la salud

La salud es un aspecto vital en la vida de todos. Solo tenemos un cuerpo, una vida y debemos aprender a cuidarlos. Por ende, es aconsejable invertir en el gimnasio, ensaladas, largos paseos, nadar en el mar o correr por la tarde. Además, estas actividades aportarán al bienestar físico, emocional y psíquico.