Los planes de inversión benefician tu récord crediticio y facilitan el acceso a préstamos

Un plan de inversión se define como un programa en el que se detalla el destino, las acciones y los plazos de las inversiones para garantizar la rentabilidad de un proyecto y minimizar los riesgos.

Es decir que, al momento que usted se plantea invertir en proyectos de grandes envergaduras como una casa, una empresa o un carro es necesario reflexionar sobre qué se necesita para llevar a cabo estos planes y, sobre todo, los plazos que se proponen.

Este plan de negocios resultará de especial importancia para reducir los riesgos y no fracasar al momento de invertir sus ahorros que tanto esfuerzo le costaron conseguir. Este plan debe incluir, detalladamente, ingresos, egresos, el crecimiento proyectado y las posibles restricciones que podrían retrasar los planes.

Dentro de los objetivos de un plan de negocios se encuentran:.

  • Reducir riesgos
  • Reducir costos
  • Eliminar costos innecesarios
  • Proyectar la demanda
  • Ser competitivo en el mercado
  • Seleccionar la inversión más rentable

Un buen plan de negocios, además brindará ventajas a tu récord crediticio y facilitará el acceso que puedas obtener de préstamos. Un récord crediticio se caracteriza por constatar un registro de cómo se encuentra el comportamiento de los usuarios con respecto a los créditos que ha solicitado alguna vez. Este récord crediticio es el que observan las cajas o bancos. Evalúan si el ciudadano es un candidato calificado para otorgarle un crédito.

Pero ¿cómo lograr un récord crediticio favorable? Un buen plan de inversión es la respuesta. El ser ordenado y consciente sobre cuánto se puede invertir en algo, la suma y hasta dónde se puede llegar permitirá tener claridad respecto a las deudas, ingresos y mejorar la salud financiera.

Asimismo, si está entre tus planes construir un proyecto importante, un préstamo puede hacer la diferencia. Este junto con un récord crediticio positivo y un buen plan de inversión son sinónimo de confianza para un banco o caja.

Con los préstamos podrías comprar un carro, también utilizarlo para cualquier necesidad o tal vez invertir en tus planes. Se entiende, entonces, que los préstamos son útiles para diferentes planes importantes que marcan tu vida.

En Caja Sullana se ofrecen créditos personales, empresariales e hipotecarios. En cuanto a los créditos personales estos presentan tasas competitivas, flexibilidad en fecha de pago y se encuentran a disposición de clientes con o sin experiencia en el sistema financiero. Con el crédito empresarial la tasa de interés también es competitiva, se puede ampliar el crédito, el cliente accede a créditos paralelos o de promoción y la estructura de pago responde en función al flujo de ingresos del negocio y plazo según el destino del financiamiento.

Finalmente, el crédito hipotecario, dirigido a personas naturales dependientes o independientes, así como empresarios micro o pequeña empresa, permite el financiamiento de la construcción, ampliación o mejoramiento de vivienda propia. Con este crédito hipotecario de Caja Sullana, no se requiere de cuota inicial, la garantía es el inmueble existente y el crédito puede incluir gastos de tasación, gastos notariales, gastos de supervisión de obra y gastos registrales; los que en suma no podrán exceder del 10% del monto total de crédito.