Mantén tus finanzas personales a salvo de la crisis

La crisis provocada por la propagación de la Covid-19 hizo que las economías del mundo se contrajeran sustancialmente, siendo la más compleja en los últimos años y posiblemente estaría recuperándose parcialmente el 2021.

A pesar de que se habla de un panorama global, factores macroeconómicos, no es secreto que la economía de las familias en todas partes del mundo se ha visto fuertemente impactada con una reducción en los ingresos, el aumento del desempleo y el confinamiento.

Es entonces que los usuarios nos planteamos conveniente establecer un presupuesto para momentos de “crisis” y, en específico, centrar los esfuerzos sobre dos ejes:

  1. Evitar caer en una crisis mayor y quedarse desabastecido financieramente, es decir, perder liquidez.
  2. Y responder a la pregunta cuánto es lo mínimo-priorizado que necesita para vivir.

Pasos para elaborar un presupuesto de crisis:

  • Determine el nivel de ingresos mensual actual durante los próximos dos meses.
  • Evalué cuál era su ingreso mensual antes de la crisis.
  • Reste el ingreso mensual que ha perdido.
  • Ahora lo más importante sume los ingresos provenientes de nuevas fuentes de ingreso.
  • Priorice necesidades esenciales.
  • Retrase gastos no esenciales.

Luego, asuma dos compromisos por escrito junto a su familia:

  1. Primero comprométase a vivir en su nuevo ingreso (el cual es temporal y de corta duración).
  2. Segundo, y muy importante, comprométase a no incurrir en nuevas deudas.

Para mantener un presupuesto de crisis es necesario enfocarlo en las necesidades esenciales las cuales son:

  1. Alimentación
  2. Servicios de casa
  3. Salud
  4. Transporte
  5. Retrase los gastos no esenciales. Por ejemplo, compra de ropa, celebraciones, mejoras en la casa, porque en esta etapa se busca tener la mayor liquidez.

Fondo de Emergencia

El dinero o bien se gasta o se invierte. Gastar el dinero rápidamente trae pocos beneficios pues se agota en poco tiempo, pero, en cambio, si se invierte pueden obtenerse beneficios por mucho tiempo.

La clave de la libertad financiera se encuentra en comprar al contado, gastar siempre de acuerdo al plan financiero establecido y guardar un porcentaje para poder invertirlo más adelante cuando se crea conveniente para generar ingresos.

Cuando las personas piensan en empezar a ahorrar una parte de lo que ganan, encontrarán muchas razones para no hacerlo pensando en todos los gastos que tienen que cubrir. Pero el primer paso es empezar y en el camino todo se irá acomodando.