Replantea tu situación financiera desde ahora

El principal motivo para replantear la situación financiera de tu empresa es la disminución de la rentabilidad, es decir, no se están obteniendo los resultados esperados.

La clave para un análisis óptimo es tomar decisiones en base a un modelo de negocio, incluyendo el mercado en el que te mueves, el producto, marketing, tu equipo y quién es tu competencia. Procura ser lo más objetivo posible.

El replanteamiento requiere una gran dosis de introspección para entender de dónde es que provienen los problemas. Pregúntate qué fue lo que cambió. Reflexiona sobre el trabajo desarrollado, el desempeño, las aspiraciones que tienes, así como las condiciones del mercado, la competencia, el público objetivo de tu negocio, etc.

Una vez que se ha identificado la causa de los problemas, céntrate en cuál es el siguiente paso a tomar, qué posibilidades tienes y los recursos con los que cuentas para empezar un plan de acción. ¿Cómo dejar de lado la situación y seguir en el ámbito empresarial?

Busca ayuda. Esta puede provenir de libros, de internet o de sabios consejos de aquellos con mayor experiencia. No te cierres a las posibilidades de aprender algo nuevo. Otra opción, si se cuenta con los recursos necesarios, es acudir a empresas de consultoría y profesionales del segmento.

Finalmente, recuerda que la perseverancia y la capacidad de adaptación son condiciones necesarias para el éxito empresarial. Todos los negocios en algún momento atraviesan situaciones con altibajos, pero sobreviven aquellas que resisten y avanzan.