¿Cómo ser mamá y emprendedora?

Desarrollar, operar y hacer crecer una empresa requiere esfuerzo y dedicación, una actividad que las empresarias comparten con el rol de atender a la familia.

Con la maternidad llega una etapa llena de motivación que, para muchas es el motor impulsor de nuevos proyectos. ¿Cómo encontrar el equilibrio entre ambos roles?. Aquí te mostramos algunos ejemplos:

No te pongas límites

No debes dejar pasar la oportunidad de tener tu propio negocio, pues será el sustento o la entrada para tu familia y al mismo tiempo la oportunidad de desarrollarte como profesional.

Utiliza los canales digitales

Asegúrate de tener a disposición todas las herramientas necesarias para que tu rutina sea más simple y puedas cumplir tus objetivos de la mejor manera posible. Aprovecha al máximo las herramientas digitales para brindar un mejor servicio y agilizar los procesos.

Piensa en grande

Puedes comenzar con una idea o proyecto pequeño, pero siempre con la mente puesta en crecer cada vez más.

Sé flexible

Es importante que aprendas a balancear tus días entre hogar y negocio. Recuerda que también es importante darte un tiempo para ti y disfrutar de las actividades que más te gusten.

Emprende en algo que te apasione

Los emprendimientos no tienen que ser millonarios para ser exitosos, con que tu proyecto te haga feliz y tengas una remuneración, puedes darte por satisfecha.

Emprender un negocio es todo un desafío y para las madres que deciden recorrer este camino supone un gran reto. Sentirse realizada profesionalmente y conseguir tu propio ingreso para el sostén de la familia son la mayor inspiración para proyectar los nuevos proyectos.

Bibliografía

https://www.entrepreneur.com/article/313139

https://blog.hotmart.com/es/madre-emprendedora/

Read More

Juntos trabajamos por el Perú

Nuestro país está formado por emprendedores, hombres y mujeres que cada día dan lo mejor de sí para ayudar a sus familias y fomentar el desarrollo económico.

Somos gente emprendedora y esto ha quedado demostrado en el ranking 2019 del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), donde Perú ocupa el cuarto lugar con mayor intención para emprender de América Latina y el octavo lugar en el mundo.

El desarrollo de nuevos negocios para satisfacer las necesidades de la población, permiten incremento de productividad y generan la mayor parte del empleo, sin embargo la formalización se vuelve el mayor reto para quienes cada día aportan al desarrollo productivo.

Desafíos de la formalización

El mayor reto para la formalización, es motivar el cambio de comportamiento en los emprendedores mediante la educación financiera, como pieza clave para impulsar el crecimiento. Esto se traduce no solo en una mayor productividad y mejores condiciones de trabajo, sino también en un ambiente favorable que incentiva la formalización empresarial.

La informalidad es uno de los principales retos que debe afrontar el país en los próximos años. A pesar de los avances macroeconómicos este flagelo persiste adoptando nuevas formas y afectando a diversos grupos vulnerables de la sociedad.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) más del 66.4% de las personas con empleo en el país son informales, cifra que se ha incrementado tras los duros efectos de la pandemia en la economía nacional. Esta realidad nos lleva a replantear y fortalecer las ventajas de la formalización, teniendo en cuenta que muchos emprendedores no han podido acceder a los programas FaeMype y Reactiva Perú dispuestos por el gobierno para la reactivación económica.

Trabajar para crecer

El trabajo es, desde el principio de los tiempos, el motor impulsor del hombre; lo que desdeña al individuo de su aspecto primitivo a fin de convertirlo en el ser desarrollado y pensante que conocemos hoy.

Bibliografía

https://www.ilo.org/americas/sala-de-prensa/WCMS_190334/lang–es/index.htm
https://www.trabajo.gob.pe/archivos/file/estadisticas/peel/bel/bel20.pdf

Read More