Cómo Ahorrar para pagar una casa

hipotecario

Comprarse una casa o un departamento es una decisión importante que puede cambiar la vida de una persona. Por eso antes de meterse en una compra es mejor pensarlo todo bien y consultar con un buen agente inmobiliario de la zona donde se quiere comprar. Además se tienen que tener en cuenta otros factores como el precio, la forma de pago, las dimensiones de la vivienda o las condiciones en las que se encuentra.

Para comprar una casa hay que ir ahorrando poco a poco y dejar una parte del sueldo mensual sin tocar. Hay que saber que ahorrar el dinero necesario para adquirir una vivienda es un proceso largo y en el que la constancia es fundamental. Incluso es posible que no se tenga todo el dinero de golpe y se tenga que pedir prestado al banco lo que se convierte en una hipoteca a largo plazo. Contar con un asesor financiero en las etapas iniciales es bueno para elegir la mejor opción al precio más bajo.

Los gastos a la hora de comprar una casa

A la hora de comprar una casa es necesario calcular de antemano todos los gastos o costes posibles que hay que abonar. Porque no sólo hay que pagar las cuotas al banco en caso de que financie una parte, también hay que pagar gastos administrativos, de gestión y fiscales. Y por supuesto si se ha contratado un asesor habrá que pagarle por la consulta.

Cómo planificar los pasos previos

Toda compra de una casa conlleva consigo una serie de acciones lógicas enfocadas a llevarla al cabo. Básicamente se pueden dividir en las siguientes:

  • Eliminar las deudas y comprobar el registro de morosos. Si se quiere comprar una vivienda se deben de eliminar todas las deudas anteriores y empezar de cero o por lo menos tener las mínimas posible, de lo contrario el ahorro sería imposible. Si se quiere financiar la compra de la casa no se debe estar en la central de riesgos ya que si no el banco no concede el crédito.

  • Empezar a planificar. Planear minuciosamente que suma de dinero es necesaria y la fecha exacta. Abrir una cuenta de ahorro destinada en exclusiva para el dinero de la casa. Calcular de forma exacta lo que se necesita ahorrar para comprar la vivienda en cuestión; para ello existen calculadores de hipoteca que ayudan a simular las cuotas a pagar.

  • Ser constante. La constancia es fundamental para ahorrar una cierta cantidad de dinero. Hay que apartar regularmente la parte correspondiente aunque surja la oportunidad de adquirir otra cosa. No sirve de nada destinar una parte muy generosa un mes y al siguiente no poner nada ya que se pierde la costumbre ahorradora. Además hay que realizar un rastreo regular de las finanzas y ahorros para comprobar que se llega a abonar todo.

Comments are closed.